Las 10 mejores empresas de alquiler de vehículos en Barcelona

vehiculos para bodas

Bodas: alquiler de vehículos en Barcelona

Automóviles de lujo y limusinas. Alquiler de coches y vehículos para bodas. Consulta packs, precios y condiciones. En Bodas.Vip lo tenemos todo.
Vehículos para bodas. Clásicos y deportivos. Motos o carruajes. Todos los modelos.

Busca y encuentra en un solo clic en Bodas.Vip.

Descubre nuestras ofertas. Fácil y rápido. Alquila tu coche de bodas al mejor precio. Amplia gama de vehículos. Recogida express. Bodas.Vip: tenemos lo que quieres.

Ha llegado el gran día

Una de las imágenes icónicas de las bodas clásicas es la llegada de la novia a la iglesia.
En concreto, ese instante en que se abre la puerta de atrás del vehículo y la novia apoya su zapato de alto tacón en el suelo.
Ese momento, con la novia todavía sentada en el asiento trasero del coche de bodas, con su imagen difusa que solo puede adivinarse a través de la ventanilla, ha sido inmortalizada en millones de dibujos, obras pictóricas, fotografías, vídeos, relatos y películas.
Forma parte de la realidad y de la fantasía.
De alguna manea es la el principio de la consumación de un cuento altamente deseado desde la más tierna edad infantil.
De un cuento maravilloso.
De un cuento de hadas, para ser más concretos.
En otras épocas, las heroínas de los cuentos de hadas viajaban en carrozas o iban a pie.
Pero todas iban al encuentro de la realidad para cumplir un sueño anhelado día a día, noche a noche… Durante la infancia y la adolescencia. Contra viento y marea. Contra la propia y cruda realidad.
Cierto que el mundo ha cambiado mucho desde que aparecieron los primeros cuentos de hadas.
Los sueños y las realidades de las mujeres han cambiado.
Y las sociedades se han transformado radicalmente.
No obstante, sigue habiendo un sedimento cultural que permanece vivo.
Como las carrozas de novios.
O las limusinas.
O los cuentos de hadas, de los que hay miles de versiones, ahora incluso feministas.

¿De dónde vienen los cuentos de hadas?

Las raíces más recientes indican que proceden de la tradición oral del folclore de Francia, Alemania y los países escandinavos, aunque su origen es muy anterior, como veremos más adelante.
Los cuentos de hadas han sido motivo de inspiración de artistas de todo tipo y condición.
La palabra germana Wundermärchen es la que mejor define su esencia: puede traducirse libremente por cuento de hadas o relato maravilloso.
En sentido estricto, un cuento de hadas es una narración breve que va pasando de generación en generación basada en leyendas ancestrales y mitos populares.
Los autores de mayor renombre de cuentos de hadas son Charles Perrault y su famosa.
Historias del pasado (siglo XVII), los hermanos Grimm y el danés Hans Christian Andersen.
No olvidemos tampoco las singulares contribuciones al género de Dickens, George Elliot y JRR Tolkien.
Con el paso del tiempo, los cuentos de hadas acogieron personajes y elementos de fantasía desbordante: animales parlanchines, alfombras voladoras con voluntad propia, anillos con poderes extraordinarios…
Como hemos reflejado antes, de cada cuento hay versiones muy diferentes adaptadas a distintas épocas y gustos estéticos.
Incluso factores sociales y psicológicos han sido relevantes para modificar las versión primera o canónica de un cuento de hadas determinado.

El hada

Es una especie de espíritu protector que interviene en el destino (hado).

El duende

Un habitante de los hogares, de pequeño tamaño y con dotes para hacer sortilegios y encantamientos sobrenaturales.

Elfos

Autóctonos de Alemania y Escandinavia. Tienen poderes mágicos, son bellos, gozan de inmortalidad y están relacionados con la fertilidad.

La bruja

No es nadie sin su escoba para trasladarse por el aire adonde su voluntad quiera. Suelen ser videntes y clarividentes, Las hay buenas y malas.

La sirena

Mitad mujer y mitad pez. O mitad ave (en sus principios) y mitad mujer. Su canto misterioso y dulce, según diversas fuentes culturales, otorga poderes maravillosos a las personas tocadas por su melodía, adivinan el futuro o enamoran a a los hombres hasta el fondo marino donde son devorados tras haberse convertido en amantes de una sirena tierna y voraz al mismo tiempo. Ulises en su regreso a Ítaca se tapó los oídos para evitar el canto de la sirenas y eludir una muerte segura.

Troles

Seres imaginarios nacidos en las gélidas tierras de Escandinavia. Toman forma de ogros y salvajes descomunales. Raptan a los niños y las niñas.

Gigantes

Su fuerza es prodigiosa. Los hay de bondad exquisita y comeniños que dan pavor ajeno.

Gnomos

Conocen los secretos del mundo, Son criaturas del bosque, de los desiertos, de los jardines… de los sueños infantiles.

Final feliz

Los cuentos de hadas se relacionan con el final feliz de cualquier historia.
Eso sí, la protagonista tiene que pasar por calamidades de todo tipo.
Y el final feliz, también tiene sus excepciones.
La trama casi siempre es en tiempo pasado pero indefinido. Lo normal es que todos comiencen con las coletillas, había una vez o érase una vez.
La boda de la buenas y bella chica y el príncipe intrépido y valiente es otro elemento fundamental de la inmensa mayoría de los cuentos de hadas.

Clases y tipos

Hay sesudas clasificaciones para dar y tomar.
Aunque parezca una contradicción, en los cuentos de hadas no siempre hay hadas.
Sin embargo, todos son de una fantasía desbordante para fascinar a los más pequeños de la casa.
La mayoría ofrece una lección de vida y conlleva una moral implícita.
Quédate con esta sencilla y genérica clasificación:

  1. Cuentos de hadas con animales salvajes
  2. De animales domésticos
  3. De magia pura y dura
  4. De ogros y otros seres mitológicos que dan mucho miedo
  5. De humor
  6. De segunda lectura o final imprevisto: con trampa o truco en su narración

Cuentos de hada escritos

En Occidente los cuentos maravillosos o de hadas, como dijimos al principio, los asociamos directamente a Andersen, los Grimm o Perrault.
Sin embargo, su origen es antiquísimo.
Hay que irse muy atrás en el tiempo para advertir sus primeros vestigios. Por ejemplo, en el antiguo Egipto, unos 1.300 años antes de nuestra era. Por aquellas fechas un autor anónimo escribió Historia de dos hermanos.
Otro hito histórico es la colección de cuentos indios Panchatantra, datada en el siglo XI, redactada en sánscrito, combinando la prosa y el verso.
En China tienen fama los cuentos de Lie Zi y Zhuangzi.
De vuelta a Occidente, un autor de culto se asoma al género de los cuentos o las narraciones breves: Esopo, que vivió en el siglo VI antes de nuestra era.
Otro jalón importante de los cuentos de hadas es el romano Apuleyo y su texto Cupido y Psique, fechada en siglo II de nuestro tiempo.
Por su parte, el mundo árabe tiene su máxima y universal expresión cuentista en la monumental obra Las mil y una noches, cuentos recopilados entre los siglos VIII y XV de
nuestra era.
La influencia de los cuentos de hadas está en todas partes.
Hay alusiones a ellos en Los cuentos de Canterbury, de Chaucer, y hasta en el teatro de Shakespeare. ¿No es El rey Lear un cuento de hadas?
En los siglos XVI y XVII los antiguos cuentos de hadas legendarios sufren modificaciones sustanciales. Los autores de mayor renombre son: Giambattista Basile, Straparola, Perrault y La Fontaine.
Los siglos XVIII y XIX vieron nacer a los tres clásicos modernos: los hermos Grimm, Jacob y Wilhem, y Hans Christian Andersen.
Ya en el siglo XX, dos autores destacan sobre el resto: Óscar Wilde y la canadiense Margaret Atwood.

Cine para niñas, niños y… adultos

En el cine, las versiones de la factoría Disney de los principales cuentos de hadas están en la mente de todos.
Menos conocidas son adaptaciones para personas adultas.
Destacamos tres:

  • Noches blancas, de Luchino Visconti
  • La bella y la bestia, de Jean Cocteau
  • En compañía de lobos, de Ángela Carter. Una Caperucita Roja de terror ya fantasía truculenta

Los más famosos cuentos de hadas

Rapunzel

Del siglo XVII.
De Charlotte-Rose de Caumont de la Force.
Historia reelaborada posteriormente por los hermanos Grimm.
El padre de Rapunzel robaba rábanos a una bruja para alimentar a su esposa embarazada.
La bruja lo descubrió robando y le perdonó a cambio entregarle al bebé en custodia.
Rapunzel fue criada en la soledad de una torre inexpugnable.
Un día dejó caer sus largos cabellos por la ventana y un príncipe que pasaba por allí oyó sus llantos, quedándose prendado de sus hermosos cabellos…

La sirenita

De Andersen, siglo XIX.
Era hija de Tritón, rey soberano de todos los mares.
A los 15 años de edad le pidió permiso a su progenitor para subir a la superficie.
Al salir de las profundidades marinas, ve a un príncipe a bordo de un barco y se enamora perdidamente de él.
Hace un pacto con la Bruja de los Mares: ella le da su voz a cambio de unas piernas para escaparse del océano.
La versión popular tiene feliz feliz: la boda entre el príncipe y la sirenita.
Pero hay otra versión más origina, poética y sin final feliz.
La mencionamos más adelante.

El gato con botas

De siglo XVI.
La primera versión fue de Giovanni Francesco Atraparola. Luego vinieron las de Basile, Perrault y los hermanos Grimm.
La trama es muy sencilla.
Un niño recibe en herencia un gato parlante.
¿Y para quñe sirve un gato hablador?, se pregunta el pequeño.
El gato le dice que le consiga unas botas, un sombrero y una espada.
Con esos tres elementos, el felino convierte al niño en un novio rico y apetecible.
Pero su mejor truco mágico es convencer al rey del cuento de casar a su hija-princesa con su amo, a lo que accedió el monarca.

El patito feo

Un cuento de Andersen del siglo XIX.
Un cisne se cría con una camada de patos, donde sufre humillación tras humillación.
Después de mucho sufrir, se larga a vivir la vida por si solo.
Un día ve un grupo de cisnes.
¡Qué bellos son!, se dijo para sí.
Acto seguido se miró en el agua y vio qué también era un bonito y majestuoso cisne.
Desde entonces, su vida dio un vuelco y dejó de ser el patito feo de golpe y porrazo.

Juan y María

De los hermanos Grimm, siglo XIX.
Los hermanos Juan y María son abandonados en el bosque.
Intentan regresar a casa siguiendo las migas de pan que han ido dejando en el camino pero los pájaros se las han comido todas.
Deambulando por el bosque llegan a una casa fabricada de galletas y dulces.
El hambre les obliga a comerse parte de la casa.
La dueña es una bruja que al ver a María y Juan desea zampárselos de un bocado.
Los pequeños se defienden como pueden, consiguiendo tirar a la bruja a un horno en llamas.
Huyen del peligro a todo correr.

Caperucita Roja

Cuento del siglo XVII.
Existen versiones de Perrault y los hermanos Grimm.
La niña lleva una cesta con frutas a la casa de su abuela.
El lobo se encuentra con la niña en el bosque y le sonsaca donde vive su abuela.
Llega antes que la nieta y se come a la abuela.
Al llegar Caperucita, tambié se la zampa.
Un cazador que iba tras la pista del lobo le encuentra, abre su tripa y salva a la niña y su abuela.

Cenicienta

Del siglo XVIII.
Versiones de Basile, Perraultt y los hermanos Grimm.
La madrastra no quiere que la bella Cenicienta acuda al baile del rey en el que su hijo, el príncipe, va a escoger novia.
No desea que nadie haga sombra a sus tres hijas.
Pero un hada madrina le consigue una carroza y unas zapatillas de cristal a condición de que regrese a casa antes de medianoche.
Si no lo hace así su porte de princesa desparecerá y volverá a su estado anterior de sirvienta doméstica.
Antes de las 12 de la noche, Cenicienta sales del baile pero pierde una zapatilla de cristal por las prisas.
El príncipe, que ha quedado prendado de ella, encuentra el zapato y vaga por el reino de su padre hasta dar con el pie que encaje en el zapato de cristal.
Así da con Cenicienta.
La boda es el broche de oro entre el príncipe heredero y su Cenicienta esposa.

Blancanieves y los siete enanitos

Blancanieves es bella y pobre.
Y una madrastra malvada, envidiosa y egoísta le da a probar una manzana encantada que la sume en un profundo sueño…
… hasta que aparece en escena un príncipe guapo y bueno que con un beso de amor le devuelve a la vida real.

La bella durmiente

Del siglo XVII.
Adaptaciones de Basile, Perrault y los hermanos Grimm.
Es la historia de una princesa hechizada que solo puede revivir con un beso de amor.
Un beso de un príncipe, no de cualquiera a la azar.
La bella y la bestia
Data del siglo XVIII y su autora es Gabrielle Suzanne Barbot.
Es la historia de amor entre un monstruo lleno de bondad y una muchacha inocente y virginal.
Un romance casi imposible entre la suprema belleza y la fealdad absoluta.
Y colorín colorado…

Cuentos crudos con mucho cuento (en versión original)

Cenicienta

La versión de los hermanos Grimm es un poco más cruenta que la que se ha popularizado con el correr de los años.
Cuando el príncipe encuentra el zapato de cristal y va en busca de su legítima ocurren cosas un tanto desagradables.
Una hermanastra se corta los dedos del pie para así encajar en el zapato de cristal.
El príncipe ese da por satisfecho pero la final descubre la mentira.
Vuelta a empezar.
Ahora le toca el turno a otra hermanastra de Cenicienta.
Y esta también comete fraude rebanándose los talones.
Sí, el cuento también acaba con la boda del príncipe y Cenicienta.

La Sirenita

El cuento de Andersen fue debidamente edulcorado por Disney.
Ariel, la sirenita, cambia su voz por unas piernas prestadas por la Bruja de los Mares.
Y salva la vida de Eric, el príncipe de sus amores, al rescatarlo en un naufragio.
La Bruja le conmina a matar al príncipe pero Ariel se niega en redondo.
La sirenita se va transformando lentamente en espuma de mar.
No hay boda ni final feliz.

La bella y la bestia

El personaje de la bestia está inspirado en un persona de carne y hueso que vivió a caballo de los siglos XVI y XVII: Petrus Gonsalvus o Pedro González, nacido en las islas Canarias.
González o Gonsalvus padecía hipertricosis o síndrome del hombre lobo.
Sus padres lo regalaron cuando contaba con 10 años de edad al rey Enrique II de Francia.
En la corte gala fue educado y se casó con una doncella con la que tuvo 7 hijos.
Cuatro de sus vástagos heredaron su enfermedad.

Cuentos de hadas y la nueva mujer libre

Los cuentos de hadas han sido criticados por el feminismo desde hace ya muchas décadas por transmitir estereotipos de género que mantienen e incentivan culturalmente la desigualdad entre hombres y mujeres.
Es un lugar común señalar que en los cuentos de hadas los hombres son héroes activos y dominantes mientras que a la mujer se le reserva un papel pasivo, dormida a veces, como a la expectativa, esperando que algo maravilloso suceda en vida, dependiente de un beso masculino o la aparición estelar de un príncipe valiente.
Según algunas feministas todo ello son valores trasnochados de un romanticismo vano y decadente.
En todo cuento de hadas, siguiendo estudios académicos, emergen relaciones de poder y jerarquías sexuales de modo casi invisible.

Alicia en le país de las maravillas

Su autor es Lewis Carroll y el libro se publicó en la segunda mitad del siglo XIX.
Alicia se queda dormida en un día de campo.
Y empieza a soñar, deslizándose por un túnel hasta un mundo mágico inexplicable.
Mucha son las peripecias y experiencias hasta que Alicia despierta y le cuenta el sueño a su hermana.
Alicia representa la mujer libre que tiene voluntad para hacerse a sí misma.
Por el contrario, su hermana es una mujer de identidad fija e inamovible.
El contexto social de la época tenía como protagonistas de lujo a las sufragistas, grupo feminista pionero que reclamaba el voto para las mujeres en el Reino Unido en plena igualdad con el hombre.
Tras ese gesto común de la novia al llegar en su limusina, carroza o coche de bodas moderno a la iglesia o ayuntamiento de tocar tierra con su zapato de tacón antes de salir del automóvil, hay mucha historia.

Pienses lo que pienses, hay un cuento de hadas en toda historia de amorm romántico.
Tu cuento de hadas es solo tuyo.
Escríbelo con tu estilo, a tu manera.
Libremente.

Las 10 mejores empresas de alquiler de vehículos en Barcelona

Ir arriba