Las 10 mejores empresas de música para bodas en Madrid

musica para bodas

Bodas: músicas y músicos en Madrid

DJs, orquestas, bandas, cuartetos, coros y grupos musicales. Información gratuita. La mayor y mejor selección de propuestas musicales para una boda inolvidable. Estás en el sitio correcto: en Bodas.Vip.

Música clásica y flamenco. Todos los estilos. Encuentra la música que mejor va con tu boda. Lo tienes aquí, en Bodas.Vip.

Música especial para bodas religiosas. Para cualquier credo, confesión o rito. Busca en Bodas.Vip y hallarás lo que necesitas.

SUMARIO

Bodas: músicas y músicos en Madrid

Cada momento tiene su música

La pareja hace su entrada en el salón

El primer baile del nuevo matrimonio

Empezando la noche o estrenando madrugada

Los clásicos imprescindibles

Ceremonias religiosas y música clásica

El vals

Tipos y variantes

Los mejores valses

Cada momento tiene su música

En cuestiones musicales la improvisación puede llevar a la desarmonía y el desbarajuste.

O sea, el caos total.

Y eso lo quieres evitar a toda costa.

Lo suyo es que elijas la música adecuada a cada momento de tu gran día.

Si tienes presupuesto asesórate con un o una buena wedding planner.

No es lo mismo una ceremonia civil que una religiosa.

Tampoco es igual que la ceremonia o el convite se celebren por el día o por la tarde/noche, en el campo o en un salón de bodas urbano, en la playa o en un lugar en el fin del mundo.

La música elegida dice mucho del novio y de la novia.

Música cutre, desubicada o inoportuna puede trasladar una imagen nefasta a tus invitados.

Mal augurio para tu matrimonio.

Quédate con estas etapas, fases o momentos cruciales de tu boda.

La ceremonia en sí

Si el enlace es civil puedes prescindir de la música, salvo que contrates un pequeño grupo musical o cuarteto de repertorio clásico que amenice ese primer instante de júbilo y de encuentro formal con tus invitados.

Sobre ceremonias religiosas hemos elaborado más delante una sección específica.

El cóctel previo

Las personas invitadas ya están en el salón de celebraciones.

Hay distensión. La gente conocida se saluda y abraza. Hace mucho tiempo que no se veían.

Otras personas son presentadas a terceros. No se conocían de antes.

Se habla de modo informal. Se va de aquí para allá.

La música tiene que ser un argumento de fondo, situado en un discreto segundo plano.

¿Jazz? Te diríamos que sí.

Entrada apoteósica de los novios

Es otro instante crucial. Los novios ya son matrimonio.

Tienen protagonismo absoluto.

Cuentas con varias alternativas: decantarte por el romanticismo, las baladas de amor nuevas o de toda la vida o motivos musicales más alegres y desenfadados.

Sea cual fuere tu elección, la música ha de enfatizar el momento sin estridencia alguna.

Los novios deben gustarse yendo al ritmo que marca la melodía.

Más adelante hablamos al detalle de la entrada de los novios al salón.

En pleno banquete

La gente come y conversa.

Algunos protocolos no contemplan música en esta etapa.

Tampoco están de más las melodías suaves (mejor instrumentales) y pegadizas.

El primer baile

La apertura del baile está reservada a la novia y el novio.

Antes era tradición que abrieran esta fase el padrino y la novia, ya que aquel corría con todos los gastos de la boda.

Lo más apropiado es un vals pero en la actualidad también se opta por algo más movido e incluso rompedor o espectacular.

¿Osadía o tradición?

Valora los pros y los contras y toma una decisión bien informada.

Baile para todos

Para el baile propiamente dicho tienes que elaborar una lista blanca de canciones seleccionadas y una lista negra de melodías prohibidas.

De esta manera, evitarás contrariedades con la selección extemporánea de temas zafios o de mal gusto.

Estilos musicales

Puede servirte de guía inicial, en ese preciso instante en el que eres un manojo dudas insufrible y no sabes ni lo que quieres ni adonde vas.

Lo primero que tienes que decidir es si vas a contratar a grupos que actúen en vivo y en directo, solistas o solo Djs para pinchar en el salón de celebraciones.

Pueden ser bandas todoterreno o especializadas en algún estilo concreto.

Te sugerimos que valores estos estilos que te proponemos de manera muy genérica.

  • Música clásica. Un octeto, entre voces (soprano, contralto, tenor y bajo) e instrumentistas (cello, violín, piano, contrabajo…). Para bodas solemnes o elegantes
  • Pop a tope. Las posibilidades son inmensas. Te dejamos dos autores: Phil Collins y Sting
  • Mototown. Muy bailable, por ejemplo Stevie Wonder o Aretha Franklin
  • Soul. Paz, amor, inspiración. ¿Qué te parece Whitney Houston?
  • Jazz. Es un acompañamiento sutil plagado de mil matices diferentes. Crea ambientes propicios de forma tranquila y relajada. Música muy flexible y adaptable a distintos contextos

Consejos para elegir la música de tu boda

  1. Ten personalidad. Que tus elecciones musicales no provoquen bostezos pero tampoco seas un friqui vanguardista que proponga melodía imposibles de escuchar
  2. Opta por un estilo muy marcado o definido o contrata grupos eclécticos de amplio registro que se atrevan con todo (o casi todo)
  3. Piensa con detenimiento en los momentos de la ceremonia o la celebración que deseas enfatizar
  4. El baile de apertura es uno de los instantes más recordados de todas las bodas, tanto civiles como religiosas
  5. La fiesta es muy importante: elige música equilibrada, divertida y armoniosa

La pareja hace su entrada en el salón

La expectación es máxima: llegan los protagonistas estelares del evento.

¿Eres de los indecisos?

Apunta dos sugerencias: Beautiful day, de U2, y Happy, de Pharrel Williams.

¿Amas el cine?

Venga pues, te damos tres opciones: Matrix, La guerra de las galaxias y Juego de tronos.

Destilas romanticismo por toda tu piel

Se nos ocurren dos melodías emblemáticas: Love is in the air, de John Paul Young, y My first, my last, my everything, de Barry White.

¿Te emociona el rock o la música indie?

Tres alternativas de máxima calidad: Last night, de The Strokes, Mi realidad, de Lori Meyers y Johnny B. Goode, del mítico Chuck Berry.

Rumba, flamenco, samba… ¡alegría, alegría!

Te va la marcha.

Tienes un repertorio casi interminable donde bucear.

Apunta estas dos canciones: Volare, de Gipsy Kings, y María Caipirinha, de Carlinhos Brown.

El primer baile del nuevo matrimonio

Es otro momento inolvidable de la boda.

¿Qué canción elegir?

Depende de tu estilo y de tus gustos personales.

Déjate llevar por tu instinto musical.

Canciones marchosas

  • One what way, de Ewan McGregor y Nocole Kidman
  • Vida, de Marc Anthony
  • All you need is love, de The Beatles
  • Llegaste tú, de Juan Luis Guerra y Luis Fonsi

Melodías dulces y tiernas

  • Por ti volaré, de Andrea Bocelli
  • Fix you, de Coldplay
  • Comiéndote a besos, de Rozalén
  • You are so beautiful, de Joe Cocker
  • Sweetest thing, de U2

Amor movido

  • Dancing queen, de Abba
  • Single ladies, Beyoncé
  • Can´t stop the feeling, de Justin Timberlake

Canciones de películas

  • Le valse d´Amelie (Amelie), de Yann Tiersen
  • Love me like you (50 sombras de Grey), de Ellie Goulding
  • The way you look tonight (La boda de mi mejor amigo), de Frank Sinatra

Empezando la noche o estrenando madrugada

Los novios ya están en la habitación de hotel o en el dormitorio elegido para pasar la noche de bodas.

Una canción sorpresa de bienvenida es muy oportuna y siempre bien recibida. O una selección de varias.

Puede ser un regalo conjunto de los amigos y amigas más íntimos de la pareja o un regalo recíproco de ella a él, él a ella, ella a ella o él a él.

Estas son nuestras sugerencias:

  • Eres mi religión, de Maná
  • Como me gustas, de Sergio Dalma
  • Your song, de Elton John
  • Love me tender, de Elvis Presley
  • Without you, de Mariah Carey
  • Incendios de nieve, de Love of Lesbian
  • Cómo hablar, de Amaral
  • Ojalá, de Beret
  • Si tú no estás aquí, de Rosana
  • Carolina, de M-Clan
  • Si te vas, de Extremoduro
  • La flaca, de Jarabe de Palo
  • Soldadito marinero, de Fito y los Fitipaldis
  • Diamod ring, de Bon Jovi
  • Es por ti, Juanes
  • Estar contigo, de Álex Ubago
  • Feel, de Robin Williams
  • She, de Elvis Costello
  • La cosa más bella, de Eros Ramazzotti

Los clásicos imprescindibles

Vamos a citar autores y piezas que a nosotros nos parecen que nunca deben faltar en una boda tradicional bien concebida.

  • Llegada de la reina de Saba, de Haendel
  • Aleluya, de Mozart
  • Cataluña, de Albéniz
  • Sueño de amor, de Liszt
  • Serenade, de Schubert
  • Adagio, de Bach
  • Para Elisa, de Beethoven
  • Marcha nupcial, de Mendelssohn
  • Canon, de Pachelbel
  • Pequeña serenata nocturna, de Mozart
  • Primavera, de Vivaldi
  • Bridal chorus, de Wagner
  • Ave María, de Gounod
  • Serenata, de Haydn
  • Ave María, de Schubert

Con este repertorio, el éxito lo tienes asegurado de principio a fin de la boda, tanto en la ceremonia en sí como durante la celebración posterior con los invitados.

Ceremonias religiosas y música clásica

Llega el novio

Canon, de Pachelbel o Airoso, de Bach.

Entra la novia

La marcha nupcial, de Wagner o Llegada de la reina de Saba, de Haendel.

Después de la lectura del Evangelio

Aleluya, de Mozart o Haendel.

En el ofertorio

Ave Verum, de Mozart o Ave María, la obra de Schubert o la de Gounod.

Tiempo de paz

Pequeña serenata nocturna, de Mozart o Water music, de Haendel.

Instante de recogimiento: la comunión

Meditación, de Messenet o Adagio, de Albinoni.

Las firmas: novia, novio y testigos

La vida es bella, de Piovani; Memory, de Webber; La misión, de Mooricone, o Serenata, de Haydn.

¡Ya se han casado!

Salida lenta del templo.

Canticorum, de Haendel o la archiconocida Marcha nupcial, de Mendelssohn.

El vals

Antes de la irrupción del vals los bailes entre mujer y hombre solo permitían tocarse las manos.

Con el vals el abrazo se hizo baile y melodía.

Ese abrazo levantó sospechas de inmoralidad entre las capas más conservadoras o apegadas a lo tradicional de las sociedades que vieron su nacimiento.

En sus orígenes el vals fue considerado un baile maldito.

Se dice que dio sus primeros pasos en el sur de Alemania y en la región austriaca de Tirol.

Entres sus antecedentes se suelen citar la danza folclórica germana ländler, del siglo XII y la volta francesa del siglo XVI.

El vals se consolidó en la centuria del XVIII al formar parte de innumerables obras de ballet y ópera.

Su auge hizo que se popularizara en todo el mundo.

Es una pieza bailable de ritmo moderado o lento con dos tipos de compases, el más habitual, ¾ (primer tiempo fuerte seguido de dos débiles) y el 5/4, conocido con vals roto.

Su etimología ha seguido esta secuencia temporal: walzen-walzer-valse-vals. Su significado es girar o rodar.

Los compositores más celebrados de valses son; Johan Strauss (padre e hijo). Chopin, Émile Waldteufel, Tchaikovsky, Sibelius, Shostakovitch, Verdi…

Tipos y variantes

Vals vienés

De ejecución rápida.

El vals inglés o de Boston se baila con una pausa más marcada.

Dentro del vienés se contemplan dos subvariantes:

  • Internacional o clásica: la pareja siempre permanece enlazada
  • Nueva o americana: la pareja de baile puede separarse

Vals francés

Es una especie da danza pastoril que surgió en el siglo XVIII.

El baile es acompañado por el oboe o la cornamusa.

Tiene dos compases característicos: 2/4 y 6/8.

Los reyes Luis XIV y Luis XV adoraban este baile.

Vals tango

Una modalidad muy extendida en Uruguay y Argentina desde finales del siglo XIX.

Lo introdujeron inmigrantes alemanes, austriacos y suizos.

Es una simbiosis entre el vals vienés y el tango de arrabal argentino.

Vals peruano

Muy popular en las décadas de los 40 y 50 del siglo XX en la costa peruana y en su capital, Lima.

Es una fusión entre vals europeo y ritmos de la población de origen africano o autóctono.

Vals mexicano

Data del siglo XIX.

Es una mezcla de música popular y clásica.

Vals ecuatoriano

Su origen se remonta a la ciudad de Quito, en las postrimerías del siglo XIX.

Se expandió desde las colonias francesas de la capital.

Vals venezolano

Se hace acompañar por guitarra o violín.

Dos modalidades: popular y de salón.

Vals chilote

Chileno de la localidad de Chiloé.

Destaca por su ritmo frenético y por la intensidad del abrazo entre los bailarines.

Los mejores valses

  • El Danubio Azul, de Johan Strauss (hijo)
  • Sangre vienesa, de Johan Strauss (hijo)
  • Vals del emperador, de Johan Strauss (hijo)
  • Voces de primavera, de Johan Strauss (hijo)
  • El vals de las flores, de Tchaikovsky
  • La marcha triunfal de la ópera Aida, de Verdi
  • Los patinadores, de Waldteufel

Las 10 mejores empresas de música para bodas en Madrid

Ir arriba